jueves, 23 de abril de 2009

OLOR DEL PASADO

Últimamente me rodea un olor muy conocido para mí, pero ahora aunque me estremezco cuando lo huelo me inunda un sentimiento fortalecido cosa que hace años no era así. Antes sentía como repulsión hacia ese olor. Tenía como que huir de él, ahora es todo lo contrario, me recreo, me invade y me relaja un espíritu por todo mi cuerpo.
Me lleva a mis años de infancia, donde hubo una época que fui muy feliz. Esta foto me ha hecho recordar aquel lugar, no es que sea exacto pero tiene un punto entrañable que hace que mis ojos se llenen y caigan por ellos unas lágrimas de felicidad.
Fueron muchos años, pasando inviernos y veranos, normalmente no estaban mis padres al menos los últimos años que pasé allí. Tenía una libertad en lo más amplio de la palabra que aun a día de hoy me es difícil de explicar. Allí tenía mi bici, mi pistola de perdigones, mi gran bosque donde buscar moras, mi columpio de cuerdas atado a una gran encina, una piscina donde chapotear en los días soleados y luego esos desayunos tan completos de tenedor y cuchillo como decía mi tío, para él era la comida más importante del día y se recreaba en ella. Y mi tía en su cocina que ya la veías preparando la merienda que seguramente serian buñuelos que nadie los hacía más buenos que ella. Oh que dulces recuerdos....................
Al hacerme mayor todos estos recuerdos quedaron atrás, pero yo siempre los he llevado conmigo, y ahora más que nunca. A pesar de todo ella fue mi tía preferida y este donde este y aunque todo fuera como fuera siempre lo seguirá siendo.
Un beso fuerte para ti.

13 comentarios:

Berta dijo...

Moltes vegades, el record és l'únic que ens queda, no oblidis mai aquests records ja que fa que les situacions es revisquin una vegada i una altra i això mai ningú t'ho podrà pendre!

Coquito dijo...

si, eso JAMAS SE OLVIDA....

conxa dijo...

Yo también tengo recuerdos de la infancia que me provocan sensaciones variopintas.

Unos porque me produjeron una gran felicidad y otros por la desdicha que me aportaron, pero en cualquier caso es mi pasado.

Bonita entrada

Soñadora dijo...

Anna, los olores tienen ese efecto no? Nos transportan a otros momentos, gratos o ingratos, pero nos llevan hasta allí y siempre los vincularemos.
Besitos,

Laura dijo...

Nunca debemos dejar atrás ese tipo de recuerdos, que nos llevan a momentos felices, y que ya sean tiempos pasados le da más importancia a las cosas. Un saludo.

Silvia dijo...

A mí el olor a tierra mojada, me produce el mismo efecto...
Besicos

Natalia Astuácas dijo...

Es increíble como los olores, los aromas nos traen recuerdos, nos hacen vivir nuevamente momentos tristes o alegres...

Un abrazote, cuidate mucho, besos.

Mariluz dijo...

El olor traicionero que se cuela en todas las rendijas de nuestra mente. No miro atrás ni para el impulso, mi chica :-) pero es muy bonita la entrada.

Sara Ham dijo...

Anna, que lindo lo que pusiste en tu blog, para mi los recuerdos de la infancia junto a mi abuela en el campo son maravillosos, me alegra que hoy puedas sentirte bien trayendo a tus días presentes un poco de pasado. Besos.

Favio dijo...

hermosas nostalgias :)
perfecto recuerdo..
también me hiciste sentir el olor de manzanas e higos de las mañanas con los abuelos..

gracias!!

Ju dijo...

Quina passada que una olor ens pugui transportar nítidament a tants anys enrera quan tot just érem petits! I abans de sentir l'olor haguéssim sigut incapaços de recordar-ho...
Que disfrutis molt del tresor de tenir records d'infantesa tan bonics.

caracola dijo...

¡Que bonito post, Anna!

Tengo epecial debilidad por este tipo de recuerdos..., de épocas felices de la niñez, de descubrimientos mágicos de juventud que nos desvelan los misterios de la vida, de alianzas personales que nunca se olvidan y permanecen siempre en nuestro corazón..., PRECIOSO.

Besos.

Oscuro dijo...

Sé a lo que te refieres, en ocasiones siento algo parecido.

Un besito