viernes, 13 de marzo de 2009

LA POBREZA

Me ha llevado muchos años aprender la técnicas de diferenciar a las personas en grupos. Hay muchos de ellos, pero hoy solo me detendré en hablar de dos de ellos. En los pobres de alma y en los ricos de ella. Como tantas veces las apariencias engañan y en estos casos es muy frecuente. Creo que para los que me seguís habitualmente me comprenderéis rápidamente, los que no lo han hecho seguramente no comprendan el escrito como muchos otros anteriores. Quizás porque se han sentido más identificados de los que nos quieren hacer creer o quizás eran el personaje de mis otros relatos.
A veces las personas que aparentemente creemos que son de más baja consideración para nosotros nos dan unas lecciones de realidad y de superioridad en la vida y nos dan cuarenta vueltas, quizás creíamos que no podían ser felices con lo que tenían, pero si miramos sus ojos un solo segundo nos transmitían una serenidad escalofriante, en cambio aquellas personas que a veces no sabemos muy bien porque creemos que son superiores a nosotros al conocerlas, al tratarlas, a veces nos llevamos las manos a la cabeza al pensar como pueden estar a nuestro lado, como pueden codearse con nosotros, cuando por su manera de ser no deberían ni codearse con las ratas de las alcantarillas. Estas últimas creemos que lo tienen todo para ser feliz pero tal y como se comportan esta claro que no. Son como aves rapaces. Pisaran y arrasaran por donde ellas hayan pasado. Siempre estan en guardia. De que tienen miedo. Eso demuestran sus ojos. Hay siempre un temor que las delata. Hay mi desconfianza. Lástima que somos pocas personas que las vemos realmente como son. En cambio a la gente de bien, parece que hay que cruzar medio mundo para verlas, para saber que existen, para ver su sonrisa, sus ojos limpios. Aun así no vemos su día a día. Sus lagrimas desconsoladas, sus tristezas desgarradas...........El mundo es así pero yo me resisto a vivir en una fantasía inventada aun no se por quien.

9 comentarios:

Mar dijo...

Miramos para descubrir, descubrimos al mirar. Está lo que vemos, no más.

O mejor, vemos lo que está y descubrimos lo no visible, la realidad que proviene de lo oculto.

Alguien escribió que llegar al fondo de una mirada es imposible.

Pero detenerse a pensar/sentir qué nos transmiten, es un arrojo de vida en un mundo tan lleno de apariencias.

Bella entrada Anna,
gracias

DICEN QUE... dijo...

Ana, hermoso lo que escribís, en este caso el título es tan fuerte, que quedó prendido en mi cabeza y desde ese título te dejo mi comentario. La pobreza de nuestros dirigentes ha ido empequeñeciendo gran parte de la sociedad, a un sector le ha carcomido las ideas, solidaridad, e imposibilidad de ver al otro, la pobreza nos pega en la cara a diario y por ser parte de lo cotidiano nos hemos acostumbrado, no la vemos. Ernesto Sábato, escritor, hace un tiempo dijo, "La humanidad no ha avanzado nada si no ha sido capaz de combatir el hambre". Es verdad, la pobreza nos acompaña día a día, basta recorrer las calles de Buenos Aires, está aquí y acá debería estar nuestra vergüenza.

Berta dijo...

La pobresa i la riquesa són molt relatives...hi ha persones molt pobres de "butxaca" i molt riques d'esperit i viceversa....
M'ha agradat molt l'escrit!!!

alma máter dijo...

Precioso relato. Da qué pensar!!

Un beso y gracias por tu visita!!

aLba (*) dijo...

no es bueno vivir a base d fantasias.. :)

"Ser" dijo...

El mundo lo inventamos nosotros, y solo nosotros podemos olvidarnos de él. La sociedad influye en tí, y tú influyes en la sociedad...es algo inevitable y al mismo tiempo puede cambiar....pero ¿sabemos hacia donde queremos dirijirnos? ¿sabemos en que y de que manera queremos cambiar?.... Ahí es donde yo veo el problema,,,,ahí es donde aparece la gente con alma pobre,,,y gente con pobre alma.

Me ha encantado tu escrito, me ha encantado tu música,,, :) un abrazo

Oscuro dijo...

Muy cierto lo que escribes, por eso es tan importante saber encontrar la luz especial que tienen ciertas personas. Son ellas y no otras las que realmente merece la pena conocer y sobre todo, mantener en tu vida.

Un saludo

Núria dijo...

Pobres i rics d´ànima! Es un tema bonic i difícil a la vegada. Evidentment que no té res a veure amb allò material, però a la vegada el no ser-ho és molt difícil de valorar. La riquesa d´ànima és el do més preciat que pot tenir el ser humà.

Peter dijo...

Siento decirle que esta imagen tiene ©Pedro Álvarez, y su uso fuera del blog de origen no esta permitido.
Ruego que se ponga en contacto conmigo lo antes posible.