miércoles, 18 de marzo de 2009

LAS CONCHAS

Aun recuerdo aquellos años donde me pasaba horas y horas arriba y abajo buscando conchas, de todos los colores, que fueran diferentes entre sí, que nos les faltara ningún trocito que estuvieran lo más perfectas posibles, las guardaba en un cubito que tenia de color azul, porque de tantos paseitos las manitas me quedaban llenas y siempre tenía que ir a busca mi otro tesoro el cubo azul con sus palas y rastrillos. Recuerdo una vez que encontré una pequeñita con un agujero y me la colgué durante todo el verano que feliz era yo con mi colgante. Lo malo era que después de todo el esfuerzo y la ilusión de todo el día cuando llegaba el ogro negro me decía que eso no valía para nada que solo era suciedad y estorbos y me tiraba todos mis tesoros encontrados con tanto ahínco.
Así han sido la mayoría de mis días, esfuerzos no valorados, tirados al mar, o a la taza del wáter, así fueron pasando mis días. Nada era suficientemente importante para él. O si mis castillos de arena no eran suficientemente rectos o les faltaba una torre, siempre veía su gran pie que se acercaba y lo derrumbaba todo.
Porque tuvo que ser un ogro y no un campesino el que me tocara a mí. Si en vez de látigos y cuerdas hubiera utilizado un tractor y semillas para cultivarme que diferente hubiera sido todo. Quizás a día de hoy no estaría escondida en la única concha que guardé curándome de las heridas sangrientas y intentando salir de esas cuerdas que me asfixian y no me dejan vivir, en el mundo que me cree hace muchos años para apartarme de mi ogro, de su infierno.
A veces pienso que lo único que me queda es esperar que se vaya como se fueron mis sueños y yo poder descansar en paz y volver a nacer en mí.

8 comentarios:

Núria dijo...

Jo encara en busco de petxines i sóc feliç com tu dius mirant els colors, el tamany, la forma... de vegades les guardo i altres no però sóc tan feliç buscant-les i tenint-les a les mans que ja no espero res més. És aquella estona màgica que es queda en mi per sempre.

Berta dijo...

Una comparació moolt interessant, un cop més!
Que malament ho has d'haver passat, que et tirin per la borda tots els teus "tresors"...
M'encanten les petxines!!!

Soñadora dijo...

Anna, desde el momento en que lo analizas y lo deseas es porque ya estás naciendo nuevamente en tí, cada día podemos volver a renacer y ser aquello que realmente anhelamos, recuerda siempre que el cielo es el límite, y no tienes que esperar a que se vaya, ¡vive y nace hoy!
Besitos,

caracola dijo...

Siempre disfruté buscando conchas y caracolas.

Aún conservo muchas de las recolectadas a lo largo de mi vida, pero ¿Sabes que es lo mejor que queda de ellas? El recuerdo de la ilusión con que las busqué; las caricias de espuma que borraban mis huellas y hundían mis pies en la arena, el tiempo que pasé sintiendome exploradora del mar...

Eso es lo que queda, lo de más valor...

Claro, yo no fuí víctima de esa especie de ogros que tiran los tesoros ajenos al abismo, pero hay tesoros que nadie podrá arrebatarte nunca y que seguramente estén guardados muy dentro de tí, muy dentro..., quizá temiendo que alguien te los arrebate, no te atreves a buscarlos.

Busca nuevas conchas, las más bonitas, hazte un collar con ellas, pero no temas si se rompe.

Habrá muchas más conchas, más collares..., el mar es inmenso.

Ningún ogro puede beberse el mar de un trago, ni borrar de tu recuerdo esos instantes de dicha, mientras buscas tus tesoros.

Un abrazo.

Lola dijo...

Molt be Anna! Et superes cada dia. M'encanta com escrius pero encara m'agrada mes q saps expresar la teva gran sensibilitat de una manera mes dolca, mes suau.Et felicito de tot cor.

Fco. José dijo...

És cert que som molt com ens han fet, però si en som conscients llavors és quan hem d'intentar de debó decidir com volem ser, i canviar lo dolent per bó. Sento lo de l'ogre, ningú es mereix que li trepitgin els somnis...

M'encanta la música que has afegit al bloc, sobretot la de la guitarra. És molt maca.

Una abraçada!

Oscuro dijo...

¿Esfuerzos no valorados? es posible que por el ogro no lo fuesen, pero la persona más importante de tu vida es obvio que sí lo hizo. Recuerdas las conchas y con qué cariño las recogiste, por lo tanto tú si que lo valoraste y hoy lo sigues haciendo.

Un besito

GIANNI dijo...

Hola Anna; muchas gracias por visitar mi blog...pasaba a saludarte y decirte que pronto volveré por aquí.
Un saludo,
Gianni