jueves, 12 de marzo de 2009

LAS FLORES

Pienso que las personas somos muy parecidas a las flores en sí o a las plantas si vamos más allá. Hay flores que necesitan que se las riegue muy a menudo, otras solo una vez por semana, muchas otras solo una vez al mes y la mayoría solo hay que ir tocando la tierra a ver si les falta el agua. Yo a veces creo que las personas nos hemos acostumbrado a eso, a esperar a ver si necesitan "agua". Si nos damos cuenta quizás acudiremos en su ayuda, o quizás no, también dependerá del aroma que nos llegue, o de la luz que nos proporciona a la vista, o si el espacio que ocupa en nuestro rincón es el adecuado nos ocuparemos más menos de ella. Son cosas que a simple vista quizás no le damos importancia pero que transcurridos los días o los meses nos pesará y sabremos si hemos hecho lo correcto o no, si habrá sobrevivido gracias un poquito a nosotros o no.
Luego, no todas las flores tienen el mismo ciclo de supervivencia, unas son más fuertes y sobreviven durante todo el año, da igual el tiempo que hace, da igual si las regamos o no, da igual si están fuera o dentro de casa, no necesitan tanto de nuestros cuidados, pero y todas las demás donde quedan todas esas, que sí precisan de nuestros cuidados que van por temporadas, quizá en verano están en su mayor esplendor y en invierno alguien se acuerda de podarlas. O las que son de primavera alguien se acuerda de ellas durante el resto del año, no diría yo. La mayoría las dejan abandonadas hasta que no salen al balcón y las ven por casualidad, luego recuerdan que están ahí, y vuelven a cuidarla, quizás ellos han olvidado su precario mimo, pero ellas no se olvidaran ellas han pasado los malos tiempos con heladas, sin que les pusieran protección, o sin que las podaran para que pudieran ser mejores para la temporada siguiente...............Creo que ese es el ciclo de la vida tanto de las plantas como de las personas.

4 comentarios:

Ana Frank dijo...

Es una visión muy interesante.. empezando por el hecho de que (como diría el Genio)estoy verde, me parece que así es. Adoptamos una vida vegetal en muchos casos. Sabés qué? A mí me gustan mucho los cactus :) Necesitan riego en verano y en invierno no tanto.. usan sus reservas para mantenerse vivos. Nadie los lastima, porque con sus espinas se defienden de todo/s. Pero tampoco podrían efectuar un acercamiento de amor clorofílico.. así como se defienden, atacan. De todas maneras, me gustan los cactus :) Y me encanta regalarlos; creo que para cada uno hay un cactus especial.

Ana Frank.

Berta dijo...

M'agrada la comparació ...
També tenim plantes carnívores, plantes que s'enreden, plantes paràsites, etc... aquestes també es poden comparar amb les persones....

Rogger dijo...

comparto tus ideas sobre el ciclod e vida entre las plantas y nosotros. Oye, qué bacán esas caricaturas de flores. Parecen con vida propia. Como si bailaran un rockcito, o algo así.

saludoss

Fran dijo...

Fas unes metàfores molt boniques, tant en aquest article com en la resta del bloc. De veritat que serveixes per escriure.

Una abraçada de part meva i del Javi!!!