jueves, 26 de marzo de 2009

LAS HUELLAS

Por suerte en mi vida siempre he estado rodeada por el mar de un modo u otro, siempre todo de una manera o otra me ha llevada hacia él. Me gusta pasear por la orilla del mar, sobretodo en invierno, cuando no hay gente en la playa, cuando el viento es frio y te hiere en la cara, cuando el mar parece enfadado pero en cambio te transmite paz. Es todo tan singular. Cuando miro las huellas que voy dejando siempre me pregunto lo mismo. Porque hay unas huellas que se borran en segundos y otras que duran para siempre.
Esa huellas que tan buenos recuerdos me han dejado, que me han transportado a lugares inalcanzables, que me han hecho sentir única, protegida y la persona más feliz del mundo aunque durará poco tiempo, por que esas huellas cuesta tan poco retenerlas en la cabeza, porque cuesta a veces tanto esfuerzo acordarse de ellas.
En cambio esas huellas las que fueron hechas en cemento tierno y que cuando se enfrío quedaron impresas para siempre, marcadas en tu mente, en tu corazón , siempre salen, en el momento más inoportuno, que surgen de la nada, cuando nadie les a dado permiso para asistir a ese evento.
Quizás ahora más que nunca salen y tienen más fuerza esas huellas, esas pisadas de cemento. Sé que años atrás no le hubiera dado permiso, no les hubiera dado ese poder, porque no se lo merecen, nunca se han merecido mi respeto, pero ahora parece que solo existen ellas. En fin tendré que aprender a vivir con ellas, a cederles el paso y así luego poder vivir yo otra vez mi vida, sin que su peso mi hiera, sin que puedan nunca más tener esa fuerza hacia mí.
Debo pasar esta etapa para volver a ser yo otra vez. Y disfrutar de cada momento de mí.

15 comentarios:

Núria dijo...

Què bonic el relat de les petjades a la sorra i quants records en deus tenir!... Encara que en aquest moment sents el pes de les petjades de ciment feixugues i molestes, jo veig que també tens present les altres, les que fan sommiar, les més etèrees, aquestes també són amb tu encara que de vegades se t´esborrin. Anna vull pensar que retornaràs a la vora del mar i la teva sensibilitat et tornarà a fer present la immensa riquesa del teu món interior.

Berta dijo...

Que maques sòn les petjades a la sorra...en canvi les petjades al ciment, generalment són grises, fredes, dures,...i necessites que algú et posi el ciment tendre per poder-les fer; en canvi, les de la platja les pots fer quan vulguis, només necessites anar a la vora del mar. Quantes més en fagis, més difuminaran les altres.

Jose Alberto Caja dijo...

Me veo reflejado en tus palabras.
Volveras a ser tu, no lo dudes. Esas huellas quedan impresas... pero no siempre estarán ahí para hacerte daño.
Que envidia me das, deseo tener el mar cerca ahora más que nunca.

Egon Schiele, inspiración eterna

un abrazo

Oscuro dijo...

Cualquiera se puede sentir identificado con lo que dices. Los fantasmas del pasado vuelven para atormentarnos, vuelven sin que nadie les haya dado permiso y justo en el momento que menos los necesitas.

Un besito

roxana dijo...

De acurdo contigo! hay huellas que quedan de por vida y tenemos que aprender a vivir con ellas, a llevarlas!!PERO HAY FORMAS Y FORMAS DE LLEVARLAS, COMO CRUZ? no!. lLEVARLAS PORQUE SE HAN HECHO PARTE NUESTRA! PORQUE SON NUESTRAS! PORQUE DE ELLAS TAMBIEN APRENDIMOS SEGURAMENTE, POR LO MENOS APRENDIMOS A QUE ESO NO! O DE ESA FORMA NO!. PERO SIEMPRE SE APRENDE SI SE SABE SACAR APRENDIZAJE DE ELLO Y SE PUEDE! Y SE SEGUIRA PUDIENDO, PORQUE DE ESO SE TRATA! qUIEN DIJO QUE NO ES ASI! LA VIDA TIENE DE TODO Y DEJA HUELLAS BUENS Y MALAS!. uN BESOTE Y QUE PUEDAS CAMINAR DEJANDO TUS PROPIAS HUELLAS. QUE TENGAS UN BELLO Y FRUCTIFERO DIA!

alma máter dijo...

A veces esas huellas, efectivamente, aparecen en el momento más inoportuno.

Hay que mirar al frente y seguir caminando.

Un besote!!

Soñadora dijo...

...y pasará, como todo pasa en la vida, y tus pies seguirán marcando huellas en la arena.
Besitos,

BocaDelcielo dijo...

Las huellas al final son lo único que queda...

No hay nada mejor que la playa en invierno, sin gente y sólo el sonido del mar.

PD: Que significa xuli? Mi diccionario mental no lo descubre.

Lola dijo...

Anna, por lo que llevo leyéndote me parece que estamos en un proceso parecido, asumiendo y aprendiendo a vivir con esas huellas que parecían olvidadas y surgen en medio del camino, tal vez en distintas etapas, pero haciendo el camino.
Quiero darte las gracias por tus palabras y tus visitas, y disculparme por no venir más a visitarte, estoy en un momento complejo, y el tiempo anda escaseando. Pero no dudes que te voy leyendo a pocos, y en cuanto me organice, me verás más por aquí.
Un saludo

roxana dijo...

Anna Un gusto lo que dejaste escrito en mi blog. un beso grande y gracias

Jorge Martin dijo...

las huellas son lo que marca nuestra vida y a nososros mismos, son las que nos crean personalidad y dureza para enfrentarnos con ella. nos leemos

Lords dijo...

excelente blog...tienes razon nunca es tarde de hacerlo...mas aun cuando ese tatuaje va a significr tanto...esta decidido pronto lo hare...

Fco. José dijo...

M'ha encantat aquest relat, i és ben bé així. Jo he passat per etapes en les que no podia veure altres petjades que les de ciment, i es passa molt malament. Realment admiro les persones capaces d'oblidar els mals records i tenir molt més presents els bonics.

Una abraçada!

S0y la Que No Buscas dijo...

Gracias por el comentario y por visitar "El pais de las maravillas"


Un beso!

Mariluz dijo...

Hola Anna, yo no me obsesiono con ellas ¿sabes por qué? para verlas tengo que mirar para atrás y hacia abajo... así me pierdo todo lo que tengo delante y al frente. ¡Siempre al frente! Enséñales a "quienes corresponda" que las únicas huellas que te interesas -hoy por hoy- son las tuyas... las que tu dejas. Así que sean ellos los que las miren ¿no te parece?
Un beso grande (a ambas)